Ruta por el Barrio Judío de Berlín

Las pasadas navidades como recordaréis nos fuimos a Berlín, nuestra cuarta vez en la ciudad desde el año 2001. Nunca se puede decir que lo has visto todo de una ciudad, pero esta vez íbamos en busca de experiencias fuera de lo común. Una de las propuestas más interesantes fue un tour  a pie por el Barrio Judío de Berlín, con los chicos de Cultourberlin.

Los chicos de Cultourberlin lo hacen genial, todos sus guías son españoles y por tanto no hay problemas con el idioma. Aunque el tour dura unas dos horas y media, no te cansas porque van despacio y se hacen varias paradas. El punto de encuentro es muy céntrico y todo está muy bien organizado. La única pega de nuestra ruta fue la hora, porque a las 16:30 en Diciembre estaba muy oscuro y las fotos salieron muy mal… aunque he de admitir que le añade un halo de misterio al tour.

Sinagoga Nueva y el barri judío de Berlín

Como mucho de vosotros sabréis el Barrio Judío de Berlín no existe. En realidad tampoco se puede decir que el barrio judío de la ciudad existiera alguna vez, pues los alemanes-judíos de Berlín eran una población importante y vivían por todas las zonas de la ciudad. Y con esta premisa nos embarcamos en esta ruta llena de sorpresas!!!

Comenzamos la ruta por la cruzando la Alexanderplatz hasta una pequeña plaza en la calle Rosenstraße. Aquí fue donde tuvieron lugar las protestas de Rosenstraße entre febrero y marzo de 1943, y que dieron pie a la famosa película “La calle de las rosas” de Margarethe von Trotta.

Monumentos a las protestas de Rosenstraße en Berlín

Rosenstraße

Los nazis se proponían sacar de Berlín a todos los judíos, y detuvieron a más de 6.000 personas, entre ellos 1.800 varones desposados con mujeres alemanas.  Las esposas de estos hombres se manifestaron pacíficamente contra la deportación de sus maridos frente a la casa donde estaban retenidos. No se sabe si realmente las protestas pararon la deportación, lo que si es cierto es que el coraje de estas mujeres será recordado para siempre.

En la plaza Rosenstraße hay una escultura en su honor y donde se encontraba el edificio donde estuvieron retenidos los esposos hoy figura un poste informativo, tras su total destrucción en el bombardeo aliado. También en esta plaza se preservan los cimientos de una antigua sinagoga, fijaros en el camino de adoquines y la rara forma que adoptan.

Sinagoga Nueva de Berlín

Foto de Stephan Rinke

Sinagoga Nueva de Berlín

La ruta continúa pasando por delante de la conocida como Nueva Siangoga o Sinagoga de Oranienburger Straße. Este curioso edificio en estilo árabe domina la calle con sus mullidas cúpulas doradas. Su estructura fue una oda a la tecnología arquitectónica de postguerra. La sinagoga original sufrió serios daños en la noche de Progrom en 1938 y durante los bombardeos aliados, por eso fue dinamitada.

Hoy en día la Sinagoga Nueva es un centro de enseñanza y una fundación. En el interior hay una exposición permanente que muestra la historia del edificio y del barrio. Es un recorrido interesante, que aunque no forma parte del tour les recomiendo visitar.

Edificios destruidos por la guerra en Berlín

La ruta continúa descubriendo los patios típicos de la ciudad de Berlín al ritmo de muchas anécdotas de la Noche de los Cristales Rotos y de la vida bajo el dominio nazi. Poco a poco nos adentramos en la Große Hamburger Straße, donde podemos ver varios edificios que aún conservan las marcas del bombardeo aliado y muchos otros que siendo restaurados exhiben instalaciones en homenaje a los judíos que allí habitaron antes de las deportaciones.

Varias cosas llaman nuestra atención, la primera es que todos los edificios restaurados exhiben un pequeño trozo del edificio sin restaurar. La idea es ilustrarnos sobre cómo quedó la ciudad tras la guerra. La segunda son los adoquines dorados que encontramos por todas partes…. Uno, dos, tres, y así hasta 5.000 en Berlín y 40.000 en toda Alemania.

Adoquines dorados en Berlín

Stolpersteine o los Adoquines Dorados de Berlín

La iniciativa se llama “aquí vivió” y se trata de colocar un adoquín dorado frente a los edificios donde se sabe que vivió algún judío o familia judía enviada a los campos de exterminio. El iniciador del proyecto es el artista Gunther Demnig.

Se trata de un monumento vivo, que crece y se expande cada día con las peticiones de familiares, vecinos y amigos de alguna víctima. La idea es muy bonita y lo que pretende es dar a conocer como la sociedad alemana vivía unida y en paz antes de las locas ideas del nazismo. La escultura en realidad se llama “stolpersteine” o “piedras del tropiezo”, porque su textura diferente del resto de adoquines hace que se note al andar.

Monumento de Will and Mark Lammert frente al antiguo cementerio judio de Berlín

Antiguo Cementerio Judío de Berlín

En la misma Große Hamburger Straße se encuentraban el Antiguo Cementerio Judío de Berlín, un hogar de ancianos y una escuela; todos bajo la administración de la comunidad judía de la ciudad. Todas estas instituciones fueron destruidas durante el gobierno de Hitler y reutilizadas. Este es el caso concreto del cementerio, que hoy en día luce tumbas de todo tipo de ciudadanos. Frente al cementerio se encuentra el grupo escultórico de los artistas Will and Mark Lammert, que recuerda a las víctimas de las deportaciones nazis.

El tour a pie por el Barrio Judío de Berlín continúa a través y de Hackesche Höfe  y culmina con una vista al Museo de Otto Weidt o Museum Blindenwerkstatt.

Interior del Museum Blindenwerkstatt Otto Weidt

Museo de Otto Weidt

Otto Weidt fue uno de esos héroes anónimos que ayudó a muchos judíos a escapar de la deportación a los campos de exterminio. El ahora museo fue una antigua fábrica de escobas que empleaba personas discapacitadas visuales, especialmente judíos. Aquí se fabricaban escobas para el ejército y por tanto los empleados se consideraban importantes, así que se les permitió permanecer en la ciudad.

con nuestro guía en el Museo de Otto Weidt en Berlín

El recorrido del museo te lleva a través de las triquiñuelas que hacía Otto Weidt para evitar que deportaran a sus empleados y para cada día salvar a más judíos. Es una historia conmovedora, contada de la mano de Inge Deutschkron, una de las judías que ayudara Weidt y que más tarde se convertiría en periodista.

Interior del Museo de Otto Weidt

Aunque no están incluidos en la ruta les recomiendo visitar el Monumento a los judíos asesinados en Europa o Monumento al Holocausto, justo al lado de la Puerta de Brandeburgo y también el Cementerio Judío en Weißensee.

Publicado en Que ver en Berlin
Sobre:

Para mí viajar es un acto cultural, una experiencia de vida, es hacer alma. En 2001 hice mi primer viaje de mochilera y en el 2004 fundé viajandopor.com. Desde entonces he dado la vuelta al mundo dos veces, conducido más de 10.000 km. de carretera por los Estados Unidos, tomado más de 30 vuelos en Australia y estado en 25 de los 43 países de Europa.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*