El silencio japonés

La contaminación sónica es un problema que resuena ya desde hace años, especialmente entre los habitantes de las ruidosas metrópolis alrededor del mundo. Miles de estudios han demostrado que el silencio es indispensable para el descanso y que los ruidos fuertes y persistentes afectan, no sólo a la salud mental, sino a la física. El silencio también es un factor a la hora de elegir destino vacacional. Mucha gente prefiere viajar largas horas en diferentes medios de transporte con tal de llegar a esa playa apartada, en esa isla de ese archipiélago remoto y pasar varios días rodeado del atronador silencio de la naturaleza.

santuario sintoista Kasuga Taisha

©Wikipedia

Si estás pensando en viajar este verano a Japón, deberías saber que se encuentra a la cabeza del ranking de los países más ruidosos del  mundo según la Organización Mundial de la Salud, con España en segundo lugar. Sus calles están llenas de publicidad sonora por todos lados e incluso numerosas tiendas tienen altavoces en el exterior, y casi todas en el interior. A pesar de este dato los japoneses valoran en gran medida el silencio del que no pueden disfrutar en las grandes ciudades de la isla nipona, prefiriendo por ejemplo a personas más reservadas que puedan expresar de manera no verbal el mayor número de cosas, limitando las palabras innecesarias. Este valor cultural  ha llevado incluso a sus gobernantes a poner medidas legales contra la contaminación acústica, prohibiendo por ejemplo las llamadas por el teléfono móvil en metros o trenes.

Fujitsu Aire Acondicionado

Así no es de extrañar que la marca de origen japonés Fujitsu Aire Acondicionado haya cuidado al detalle este aspecto en sus equipos que gracias a la última tecnología han logrado que su modelo Slide LT, tenga un bajísimo nivel sonoro de tan sólo 21dBA, ideal para su uso residencial. Además, todos los equipos de la gama Slide incorporan el Sistema ALL DC Inverter que permite una mayor eficiencia energética, y por el que han obtenido una clasificación energética A.

Si en tu visita a Japón, te sientes aturdido por el ruido y quieres un lugar donde relajarte y disfrutar del silencio como un auténtico ciudadano nipón, te aconsejo que visites el santuario sintoista Kasuga Taisha, a los pies de las montañas sagradas Kasugayama y Mikasayama, en Nara. Un lugar silencioso, rodeado por un bosque antiguo, que posee una impresionante colección de lámparas de bronce y piedra que te acompañarán en el verde y callado camino hasta el santuario.

Post Patrocinado

Deja un comentario