Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo en París

Este museo pequeño en términos de colección, pero gigante en términos arquitectónicos supuso una iniciativa filantrópica totalmente novedosa, pues son pocas las instituciones dedicadas al fomento del arte contemporáneo en el tercer cuarto del siglo pasado. Tras pasar diez años en un antiguo palacete en las proximidades de Versalles, Jouy-en-Josas, la fundación y su colección se mudaron a una flamante estructura en una nueva ubicación, en el boulevard Raspail, diseñada por Jean Nouvel.

Cuándo la Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo abrió sus puertas en 1994, supuso retomar la obra de Nouvel de la que se venía hablando a nivel internacional desde la inauguración del emblemático edificio del Instituto del Mundo Árabe de 1987. Gracias a su gran trabajo el arquitecto francés recibiría encargos de mucha importancia tanto fuera como dentro de Francia, como el Museo de la Quai Branly, junto a la Torre Eiffel en París, o el Museo Centro de Arte Nacional Reina Sofía, en Madrid.

Fundación Cartier. Arquitectura

Durante años y en especial si habías estudiado arquitectura, como en mi caso, solo se oía hablar del edificio de la Fundación Cartier y del diseño de su famosa marquesina de vidrio transparente que dejaba al descubierto el jardín interior, al menos de forma visual, transformando totalmente las sensaciones de los transeúntes de París. El edificio devolvía a la ciudad de la luz el color verde que tanto le faltaba, especialmente en esa zona del centro.

El edificio de la Fundación de Cartier trató de implantarse sobre uno de los parques más antiguos de la ciudad, causando la menor conmoción posible y mimetizándose entre los árboles centenarios. Los límites extendidos del edificio, logrados gracias a sus fachadas de vidrio que se prolongan más allá de la zona central, permiten crear la sensación de que la ligera estructura se diluye con el paisaje adentrándose en él.

Jardín de la Fundación Cartier en París

El jardín de la Fundación Cartier ya existía antes de la concepción del edificio y supuso un reto de diseño para Jean Nouvel, pues debía preservarse este magnífico parterre urbano y sus famosos árboles. El terreno pertenecía a la familia Chateaubriand, estirpe del famoso François-René de Chateaubriand, también conocido como el padre de la literatura romántica en Francia.

En 1992, con la inauguración del edificio cerca, los patronos de la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain decidieron comisionar al artista conceptual alemán Lothar Baumgarten para crear algo totalmente inédito, el Theatrum Botanicum. No se trata de un silvestre parque inglés, ni de un esquemático jardín francés, ni tampoco el convencional espacio ajardinado con esculturas presente en casi cada museo del mundo; se trata de una obra de arte viva en la que la historia, la escultura y la botánica se conjugan a partes iguales.

Además de su belleza, el jardín de la Fundación Cartier es un prodigio de la botánica. En la actualidad cuenta con más de 200 especies vegetales, algunas de ellas en peligro de extinción en la región de París. El entorno se ha convertido también en el hogar de multitud de especies de pájaros, insectos y murciélagos. Os recomiendo daros una vuelta en primavera, para descubrir sus espacios en flor y de paso tomar algo refrescante en el café de verano instalado de Mayo a Noviembre.

Colección de la Fundación Cartier de París

La colección de la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain está compuesta de 1.500 obras realizadas por 350 artistas contemporáneos, tanto franceses como internacionales. Estas piezas suponen un testimonio del actual estado del arte y especialmente del compromiso de los artistas con la representación de la sociedad actual. Un claro ejemplo lo encontramos en las sorprendentes figuras del escultor australiano Ron Mueck, las fotografías retratando la vida en Mali de Malick Sidibé o en la creación de Exit de Diller Scofidio + Renfro.

En la colección también hay grandes nombres entre los que podemos ver a David Lynch, Alessandro Mendini, Takeshi Kitano, Jean-Michel Alberola, Raymond Hains, Raymond Depardon, James Lee Byars y Jeff Wall. La muestra también supone un catálogo de los múltiples medios de expresión de los que se ha apoderado el arte contemporáneo, como la caricatura, bien representada por Moebius, el vídeo representado en las obras de Agnès Varda, Daido Moriyama y Nobuyoshi Araki, o la instalación dominada por la norteamericana Sarah Sze.

La colección de la Fundación Cartier es muy viajera y algunas de sus piezas están distribuídas por todo el mundo como parte de exposiciones temporales de gran relevancia en ciudades como Shangai, Seúl, Ginebra, Tokio o Buenos Aires.

Ron Mueck

Exposiciones Temporales y Eventos en la Fundación Cartier

La extraordinaria colección se complementa con excelentes exposiciones temporales en las que se tratan diversos temas como arquitectura, fotografía, hiperrealismo, moda, matemáticas, música o cualquier otro exponente de la cultura contemporánea.

Además de las exposiciones, la Fundación Cartier de París organiza Les Soirées Nomades. Estos encuentros culturales se han convertido en una de las citas más esperadas por los parisinos. Se trata de un evento totalmente organizado por un artista contemporáneo, en el que las zonas comunes y el jardín del museo se visten y transforman en una exposición interactiva donde los visitantes pueden participar, tocar, cantar, bailar, oler y hasta saborear. Por supuesto, la mejor Nomadic Night se organiza durante la Noche de los Museos (Nuit des Musées o Nuit Blanche).

Adicionalmente a las también llamadas Nomadic Nights o Noches Nómadas, la Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo organiza una sesiones de carácter trasversal entre científicos, intelectuales y artistas, conocidas como Nights of Uncertainty. La idea de estos encuentros es poner sobre la mesa temas comunes para la sociedad y presentarlos desde diferentes puntos de vista.

Fundación Henri Cartier-Bresson

Muchos confunden la Fundación Cartier de Arte Contemporáneo con la vecina Fundación Cartier-Bresson, justo al otro lado del Cementerio de Montparnasse. Allí se exponen una gran porción de la obra del famoso fotógrafo y creador del fotoreportaje Henri Cartier-Bresson. Lamentablemente, la hermosa fundación Cartier, asociada a la famosa marca de joyería, no tiene ninguna obra del fotógrafo francés, dado que sus reportajes no se consideran arte contemporáneo.

Si estáis visitando París en la búsqueda de nuevos horizontes artísticos pasaros por el Palais de Tokyo, o también podéis visitar en la misma zona la Fundación Giacometti, cuya colección se compone de una excelente muestra de obras del escultor suizo. También podéis combinar la visita a la Fundación Cartier con el descubrimiento de las entrañas de París, en un recorrido por las Catacumbas, cuya entrada también se sitúa en el Boulevard Raspail.

Ah! y si estáis buscando joyas, en ese caso la ubicación correcta es el 23 de la Plaçe Vendôme donde se encuentra Cartier París… al fin y al cabo como decía Marilyn Monroe “el mejor amigo de una chica son los diamantes”.

Al igual que el recientemente construido Museo Louis Vuitton, la Fundación Cartier es una institución dedicada al arte, y por tanto no expone ninguna mercancía relacionada con la marca de joyería. Los interesados en el arte del téxtil, la moda y la joyería deben dirigirse a el Palais Galliera, donde se alojar en el renovado Museo de la Moda de París.

Horarios y Precios de la Fundación Cartier

La Fundación Cartier tiene un horario semejante al resto de museos de Francia, permaneciendo cerrado los lunes. Abre de martes a domingos, de 11:00 de la mañana a 8:00 de la noche. Lamentablemente, no existe ninguna zona de acceso gratuito como en otros museos de París. Sin embargo, hay muchas posibilidades de descuentos y los precios de sus entradas son muy razonables. El museo organiza múltiples eventos y performances todos muy populares, por lo que se recomienda reservar con antelación especialmente para las Nomadic Nights, talleres para niños, tours para familias y tours arquitectónicos.

¿Se puede entrar gratis al Jardín de la Fundación Cartier?

No. Tanto las zonas de la planta baja, como el jardín son de uso privado y sólo se puede acceder comprando una entrada.

¿Cómo son los tours arquitectónicos en la Fundación Cartier?

Los tours arquitectónicos por la Fundación Cartier se organizan un sábado al mes y permiten disfrutar de zonas de acceso restringido. Además de una visita al jardín y al edificio, los participantes podrán descubrir uno de los pisos de oficinas, así como todo el mobiliario diseñado por el propio Jean Nouvel.

¿Se organizan tours gratuitos para descubrir la colección Cartier de Arte Contemporáneo?

¡Si! La Fundación Cartier organiza un tour gratuito cada día de Martes a Viernes a las 18:00 horas, en el que pueden participar todos los visitantes con entrada general o reducida.

Deja un comentario