Museo Marmottan Monet en París

Hace muchos años tuve la oportunidad de visitar la Fundación Claude Monet en Giverny. Esta se encuentra en la casa que habitó el pintor desde 1883 hasta su muerte en 1926 no posee ninguna obra del pintor. Hay que decir que la impronta del impresionista está patente en su magnífico jardín y en la impresionante colección de grabados japoneses ukiyo-e de los siglos XVIII y XIX, ambos fueron sus principales fuentes de inspiración. Pero supongo que os preguntaréis ¿Dónde acabaron los cuadros de Monet?…

El Museo Marmottan Monet es ese lugar que visitamos los conocedores de París cuando queremos ver maravillas del impresionismo y las vanguardias de comienzos del siglo XX. Si ya habéis visitado la colección de arte impresionista del Museo d’Orsay y del Petit Palace e intentáis huir de lo convencional y turístico, este es vuestro lugar. Se dice que la visita al Museo Marmottan Monet toma un promedio de una hora y media, lo que os da tiempo más que de sobra para visitar otro museo durante el día, caminar por el Trocadero o perderos por Montmartre.

Tranquilo, elegante y repleto de sorpresas el Musée Marmottan Monet está ubicado en las proximidades del Bois de Boulogne. Este enorme parque fue durante años uno de esas zonas vedadas para los turistas que visitaban París. En la última década del siglo pasado comenzó la transformación de este espacio en un reclamo cultural. La táctica fue mejorar la oferta de sus atractivos, como el Jardin d’Acclimatation y permitir la construcción de la novedosa Fundación Louis Vuitton con su imponente edificio de Frank Gehry.

El museo está íntimamente relacionado con el Bois de Boulogne y su función de coto de caza, pues está albergado en un antiguo pabellón de cacería construido en 1882. Propiedad del Duque de Valmy. Esta estructura fue adquirida por Jules Marmottan como residencia.

¿Quienes fueron Jules y Paul Marmottan?

Jules Marmottan fue un abogado francés que dedicó gran parte de su fortuna y de su tiempo a coleccionar de arte de la Edad Media y del Renacimiento. Su hijo, Paul Marmottan, continúa la labor coleccionista de su padre, pero siguiendo sus propios gustos que recaen en el arte del Primer Imperio. Será este último quien restaure y adecúe el pabellón Valmy para exponer las extensas colecciones privadas de ambos. Tanto la propiedad como los objetos serán donados por Paul a su muerte a la Academia de las Bellas Artes de París para formar el Museo Marmottan en 1934.

Museo Marmottan Monet en París

¿Quién fue Claude Monet?

Este es una pregunta casi retórica, porque estoy segura que el padre el impresionismo, Claude Monet, no es un extraño para ninguno de mis lectores. Sin embargo ¿cómo acabó Monet asociado con los señores Marmottan?. ¡Muy fácil! Todo es culpa de Michel Monet, el segundo hijo y último heredero de la obra de su padre. Michel decidió donar su extensa colección al Museo Marmottan, convirtiéndolo en el mayor museo de obras de arte de Monet en el mundo.

Michel Monet donó 94 pinturas de Claude Monet, entre las que se encuentran las célebres “La estación Saint-Lazare”, “Los nenúfares” y “Puente Japonés”. Estas pinturas en parte pertenecían a la colección de Michel y en parte a la propia colección de Monet en su casa de Giverny, actual sede de la Fundación Claude Monet.

La Colección del Museo Marmottan Monet de París

En la colección personal de Monet también figuraban cuatro obras de Auguste Renoir y muchas pinturas y dibujos de Edgar Degas, Paul Signac, Eugène Boudin, Gustave Caillebotte y otros impresionistas de renombre. Estas también forman parte hoy en día de la exposición del Museo Marmottan Monet, que se considera la segunda colección de arte impresionista más importante de Francia después del Museo de Orsay y de la Orangerie de las Tullerías.

Año más tarde, Henri Duhem y su esposa Marie Duhem, ambos pintores impresionistas y buenos amigos de los más famosos del grupo, donaron sus pinturas y una serie de obras de Gauguin, Renoir, Guillaumin o Carrière a la institución. En 1957, la colección del Dr. Georges de Bellio se añade al museo aportando lienzos de Pissarro, Renoir, Sisley y Daumier. Así la colección impresionista quedó consolidada y hoy en día se expone en las hermosas salas del pabellón de caza Valmy.

Claude Monet en el Museo Marmottan Monet

Con la recepción de la donación de Michel Monet, el Museo Marmottan decide cambiar su nombre y también construir una sala especial inspirada en las grandes decoraciones del Museo de la Orangerie para mostrar la nueva colección impresionista. Esta se considera una de las colecciones monográficas más importantes de París, junto con las de Picasso y Rodin.

Dicha sala ofrece al público la oportunidad única de contemplar en un mismo espacio obras de gran formato que se consideran hitos de las diferentes etapas de la obra de Monet. Así, el visitante es capaz de entender la evolución del artista y la importancia de su técnica. Además de varios cuadros de sus afamados nenúfares, también se puede ver “Las brumas de Vétheuil”, “Parlamento de Londres”, “Tren en la nieve” y “Camino de Argenteuil”. En adición de las enormes telas, el Museo Marmottan Monet expone 29 dibujos y 8 cuadernos de bocetos del artista que explican muchas de las características de la obra de Monet.

“Impresión, Sol Naciente” de Claude Monet

Impression, soleil levant” fue la pintura que Claude Monet realizó 1873 y que dió nombre al movimiento impresionista. El cuadro representa una escena del famoso puerto francés de Le Havre. Curiosamente, fue el crítico de arte Louis Leroy quien intentando ridiculizar los cuadros expuesto en el Salón de los Rechazados dio nombre al movimiento citando el título de la obra que más le disgustaba. Esta maravilla fue robada del Museo Marmottan Monet en 1985, la operación para recuperarla tomó cinco años pero finalmente el óleo ha vuelto a su hogar.

Museo Marmottan Monet

Berthe Morisot en el Museo Marmottan Monet

Berthe Morrisot fue una de las fundadoras del movimiento impresionista y una de las pocas mujeres reconocidas de la historia del arte. En 1993, Denis y Julien Rouart, nietos de Berthe Morisot y Eduard Manet, donan su colección al Museo Marmottan Monet. Algunas obras engrosan la colección del Impresionismo, pero el legado en su mayoría incluye cuadros de Morisot, convirtiendo al museo en la mayor muestra de la pintora del mundo. La colección se compone de 80 obras (óleos sobre lienzo, acuarelas, pasteles y dibujos) y de siete cuadernos de dibujo de la artista.

La Colección de Manuscritos Iluminados del Museo Marmottan Monet

En 1980, el museo recibió la donación de los manuscritos iluminados de Daniel Wildenstein, hijo de Georges Wildenstein el famoso marchante de arte que vendió obras de Picasso en Nueva York y que constituyó la colección del Museo de Arte de São Paulo. Esta donación aumentó la colección original del Museo Marmottan Monet acaudalada por Jules Marmottan de piezas de la Edad Media y el Renacimiento.

Se trata de 200 manuscritos iluminados medievales entre los que se cuentan “La misión de los apóstoles” de San Michele en Murano, “San Prostocyme bautizando a Vitalien. Inicial P.” de Girolamo da Cremona, “El sueño de San Romualdo. Initiale O.” d’Attavante, “Los poseídos de Jean Fouquet” y “El beso de Judas” de Jean Bourdichon. Todos los manuscritos se exponen en una misma sala especialmente creada para ellos desde 1980.

La Colección Paul Marmottan

Paul Marmottan era un apasionado del arte del Primer Imperio, en su colección podemos ver piezas de todo tipo (pinturas, dibujos, grabados, miniaturas, medallas, esculturas, muebles, bronces y cerámicas) creadas por grandes artistas y por otros menos conocidos pero de cuya obras se conservan su mayor aportación en esta muestra. Se trata de una grupo de piezas que ilustra este período en su totalidad, más allá de los grandes nombres como David, Ingres, Gros, Girodet y Canova.

Deja un comentario